Buenos
Aires
La tercera ciudad de Sudamérica por su tamaño y la novena del mundo, Buenos Aires es la más europea de las ciudades latinoamericanas. Por sus amplios bulevares, por sus elegantes parques, por sus majestuosos edificios y por su vida nocturna y cultural extraordinariamente diversa, suele llamársela la París del Sur: Buenos Aires es una ciudad única, con raíces españolas, sorprendentes reminiscencias de Londres y Milán, y un perfil urbano en permanente expansión, en que modernos rascacielos de vidrio y acero y enormes centros comerciales se yerguen, orgullosos, junto a suntuosas mansiones rodeadas de frondosos parques y centenarios edificios coloniales en pintorescas callecitas empedradas. Los porteños, como son llamados los habitantes de Buenos Aires, parecen europeos; pero esto no resulta sorprendente, dado que la mayoría de ellos desciende de inmigrantes, principalmente italianos, que llegaron desde Europa a estas costas en el siglo XIX.
Con los inmigrantes vino una cultura y una gastronomía que han hecho famosa a la ciudad y que puede disfrutarse en incontables galerías de arte, teatros y museos, así como en una enorme variedad de extraordinarios restaurantes. Pero la ciudad también ha engendrado sus formas artísticas autóctonas, entre las que, sin duda alguna, se destaca el tango, que ha otorgado a Buenos Aires renombre internacional. Hoy en día, llegan a la ciudad millares de amantes del tango que quieren perfeccionar su técnica de baile con los mejores maestros del mundo y sumergirse en una auténtica atmósfera tanguera. Los porteños están muy orgullosos de su cultura y gustan de jactarse de que su ciudad alberga más de trescientos teatros, más de cien galerías de arte y al menos setenta museos, incluyendo el fantástico Museo Nacional de Bellas Artes y el recientemente inaugurado Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), que marcó el inicio de una nueva era cultural. La ciudad se divide en barrios, cada uno con sus propias características y personalidad, oscilando entre el colorido proletario de La Boca, el glamour cosmopolita de Palermo, el aire bohemio del distrito histórico de San Telmo y la suntuosidad aristocrática de la Recoleta. Fuera de Buenos Aires, los visitantes descubrirán rápidamente por qué el país ha cifrado su prosperidad económica en la cría de ganado, mientras se relajan en una de las inmensas estancias de la Pampa Húmeda y conocerán a uno de los personajes más típicos de la Argentina: el gaucho.